¿Quiere recibir Comunidad TDAH en su correo de forma gratuita?
Edición nº18 | Lunes, 05 de mayo de 2014  |  Hemeroteca
«Volver
CIENCIA Y TDAH
SEGÚN UN ESTUDIO DE LA ESCUELA DE SALUD PÚBLICA DE LA UNIVERSIDAD DE HARVARD
Aumentan los tóxicos industriales vinculados con trastornos
cerebrales en niños
Los investigadores demandan una estrategia mundial de prevención para controlar el uso de estas sustancias

Redacción. Madrid
Los productos industriales tóxicos pueden ser los desencadenantes del reciente aumento de discapacidades del desarrollo neurológico en los niños, como autismo, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y dislexia, según un nuevo estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (HSPH) y la Escuela Icahn de Medicina del Hospital Monte Sinaí (Estados Unidos). Los investigadores demandan una nueva estrategia mundial de prevención para controlar el uso de estas sustancias.

Aumentan los productos quÝmicos vinculados con trastornos cerebrales en ni˝os

“La mayor preocupación es el elevado número de niños que se ven afectados por daño tóxico para el desarrollo del cerebro en ausencia de un diagnóstico formal. Sufren reducida capacidad de atención, retraso en el desarrollo y bajo rendimiento escolar. Los productos químicos industriales están emergiendo como posibles causas”, destaca el autor del estudio Philippe Grandjean, profesor adjunto de salud ambiental en la HSPH.

El informe, publicado en The Lancet Neurology, da seguimiento a una revisión similar realizada por los autores en 2006 que identificó cinco productos químicos industriales como “neurotóxicos para el desarrollo” o sustancias químicas que pueden causar déficits cerebrales. El nuevo trabajo ofrece resultados actualizados sobre los productos químicos y añade información sobre seis recién reconocidos: manganeso, fluoruro, clorpirifós y DDT (pesticidas), tetracloroetileno (un disolvente) y los éteres difenil polibromados (retardantes de llama).

El estudio esboza los posibles vínculos entre estos neurotóxicos recientemente reconocidos y los efectos negativos para la salud en los niños. Por ejemplo, alerta de que el manganeso se asocia con disminución de la función intelectual y alteración de las habilidades motoras; los disolventes están vinculados a la hiperactividad y el comportamiento agresivo y ciertos tipos de pesticidas pueden causar retrasos cognitivos.

Grandjean y el coautor Philip Landrigan, decano de Salud Global en Monte Sinaí, también prevé que muchos más productos químicos que la docena identificada o los identificados como neurotóxicos contribuyen a una “pandemia silenciosa” de déficits neuroconductuales que está erosionando la inteligencia, alterando los comportamientos y dañando a las sociedades.

Según estos científicos, el control de esta pandemia es difícil debido a la escasez de datos para orientar la prevención y la enorme cantidad de pruebas necesarias para la regulación gubernamental. “Muy pocos productos químicos han sido regulados como consecuencia de su neurotoxicidad en el desarrollo”, escriben los autores del trabajo.

Estos investigadores consideran crucial controlar el uso de estos productos químicos para proteger el desarrollo del cerebro de los niños en todo el mundo. En concreto, proponen pruebas obligatorias de productos químicos industriales y la formación de un nuevo centro de intercambio internacional para evaluar el potencial neurotóxico para el desarrollo de los niños de los productos químicos industriales.

“El problema es de alcance internacional y la solución debe de ser también internacional”, afirma Grandjean. “Contamos con los métodos establecidos para poner a prueba productos químicos industriales para los efectos nocivos sobre el desarrollo del cerebro de los niños. Ahora es el momento de hacer que las pruebas sean obligatorias”, concluye.

 

© 2004 - Sanitaria 2000, S.L.
Todos los derechos reservados.

Para solicitar el envío de Comunidad TDAH o para contactar con nosotros,
haga click en el siguiente enlace: contacto@comunidad-tdah.com